•  
  • Lacasona

  •  

  •  

  •  

LacasonaTexto

 

“La Flor del Nogal” se asienta sobre muros con historia. Piedra sobre piedra, esta casona de estilo montañés se construyó en el siglo XVIII, destinada a vivienda y cuadra, en pleno Valle de Cabuérniga. Fue en 1983 cuando Santi y Ceci, una joven pareja con raíces en la zona, decidieron poner en marcha lo que para muchos en aquella época resultaba ser una apuesta arriesgada, ya que entonces este valle cántabro aún permanecía un tanto escondido y aislado. Sin embargo, ellos supieron ver lo que hoy tantos valoran: su riqueza paisajística, cultural y gastronómica. Así fue cómo el restaurante “La Nogalea” abrió sus puertas para vecinos y visitantes.

 

Comillas La Flor del Nogal;  asentada sobre muros con historiaComillas2

Rodeada de riqueza paisajística, cultural y gastronómica

 

Treinta años más tarde, el matrimonio continúa ofreciendo a sus comensales exquisitos platos de la zona, convirtiendo desde hace décadas el nombre de “La Nogalea” en todo un referente y un apetitoso reclamo para el pequeño pueblo de Ruente. Y es ahora cuando la familia, para dar cabida a los muchos visitantes interesados en descubrir los atractivos de la comarca, decide restaurar el resto de la Casona para convertirla en una posada rural, transformando las antiguas estancias de la lavandería, el pajar y la pajareta en exclusivas habitaciones, con mimo y delicadeza, manteniendo su encanto pasado. Un proyecto personal, lleno de ilusión y cuidado por los pequeños detalles: “La Flor del Nogal”.

 

Nos puedes encontrar en el pueblo de Ruente Nº74, Valle de Cabuérniga, Cantabria: